Ir al contenido principal

2 de febrero, día de la Candelaria





Buenas y nubladas tardes desde nuestro Madrid del alma :)

En el centro de la ciudad tenemos 8º, 79 % de humedad y viento del Noreste de 9 km/h con rachas de 19 km/h. Para la jornada de hoy la Aemet pronostica que nos pueden caer algunas gotas de lluvia, así que no está de más llevar el paraguas, por si acaso. Y la temperatura no sobrepasará los 9-10º.

El Sol, si las nubes lo permiten ver, se pondrá a las 18.31 horas y la Luna, aunque lo parezca, aún no está llena, está al 96,57 % de su luminosidad.

Comenzamos Prensa y Libros con alegría y simpatía.

Desde el 21 de diciembre que comenzó el invierno, los días se están alargando minuto a minuto. Mañana es san Blas y un refrán castellano dice “por san Blas, una hora más”. Y los agricultores se guían por el cielo para saber si ya pueden sembrar o no porque hoy, 2 de febrero estamos en el ecuador del invierno. Como dice un refrán larguísimo “si por la candelaria plora (llueve), ya está el invierno fora. Y si no plora, ni dentro ni fora. Pero si da en reír (hace sol), el invierno por venir. Y si no ha nevado y quiere nevar, invierno por comenzar”.

En Estados Unidos celebran el día de la marmota. Este roedor, hace como el oso, hibernar. El 2 de febrero se saca una de su madriguera y si ve su sombra (hace sol), quedan seis semanas aún de invierno, si por el contrario, no proyecta ninguna sombra, es que lo peor del invierno ya ha pasado.

Así que si seguimos la tradición popular de la Candelaria, patrona de Canarias, o del día de la marmota yanqui, lo peor del invierno ya ha pasado pues hoy no hay sol que proyecte nuestra sombra. Al menos, en Madrid.




Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII