Ir al contenido principal

En busca de exteriores madrileños únicos





Tres cineastas hollywoodienses aterrizaron en Madrid en busca de exteriores de película y quedaron prendados de nuestra ciudad: el Barrio de las Letras, la zona de los Austrias, la calle de Alcalá, la plaza de toros de las Ventas, y posaron para la foto de posteridad en la azotea del Círculo de Bellas Artes a modo de “selfie” de recuerdo, con la ciudad al fondo.

Como cuenta María Isabel Serrano en el ABC: «Atónitos se quedaron los tres cuando, al poco de salir de la plaza de Santa Ana, caminaban por el corazón del barrio de Las Letras. Les llamó especialmente la atención el tráfico restringido. «Es para salvaguardar la zona y los edificios», se les explicó. Enseguida, la bomba: «Estamos cerca del convento de las Trinitarias donde se cree, casi seguro, que está enterrado Cervantes», les dijeron. Su «¡oh!» fue espectacular. «Aquí, en Madrid, hay mucha historia», valoraba Burmeister. Y que lo diga. Ese es el detalle que, sin lugar a dudas, más ha calado en los tres expertos.».

Pues eso, que bien está que vengan a Madrid a rodar los exteriores que quieran y dejen sus buenos dineros en nuestra ciudad, que falta nos hacen. Películas que, de paso, promocionarán ¡Madrid, claro que sí! como decía una antigua publicidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII