Ir al contenido principal

ALGO SOBRE MÍ

 

Después de casi treinta y dos años “escondida” desde que publiqué mi primer libro en 1983 pienso que ya es hora de contar algo sobre mi vida profesional. Será un poco extensa esta exposición de “Algo sobre mí”, pero es que treinta y dos años dan mucho de sí ;).

Así que empezamos:

Me llamo Isabel Gea (en RRSS soy conocida como Mayrit) y poca gente me conoce en persona. Me gusta pasar desapercibida y creo que lo he conseguido.

Mi interés por Madrid empezó en 3.º de carrera de Periodismo cuando entré a hacer prácticas en un periódico y me encargaron que hiciera un reportaje sobre el origen del Metro en la capital. Pertenezco a la 5.ª promoción de licenciados en Ciencias de la Información rama de Periodismo.

En 1989 publiqué mi primer libro Casas, cosas y casos de Madrid (el verdadero título era por orden alfabético: casas, casos y cosas pero el editor, Kaydeda, le cambió el orden de las palabras). Un año más tarde empecé a publicar en Ediciones La Librería y salió a la venta La Castellana escenario de poder. Del Palacio de Linares a Torre Picasso (en colaboración con Francisco Azorín). El editor tiró la casa por la ventana y sacó una edición de auténtico lujo: en cartoné, con fotografías en blanco y negro y color, y planos dibujados con el antes y después de la zona. Un libro precioso, todo hay que decirlo. Hubo también una versión en tapa blanda que solo contenía el texto.

Imágenes del Madrid antiguo (1er volumen) y El Madrid desaparecido salieron en 1992. Y, desde entonces fui publicando sin parar tanto libros de gran volumen como Imágenes/Pictures de Madrid (1995), Diccionario enciclopédico de Madrid (2002), Guía del plano de Texeira, manual para localizar sus casas, conventos, iglesias, huertas, jardines, puentes, puertas, fuentes y todo lo que en él aparece (2006) y Las murallas medievales de Madrid (en colaboración con José Manuel Castellanos Oñate, 2008), alternando con otros pequeñitos de la colección La Pequeña biblioteca de Madrid, que salieron al precio de 1 €.

Mis libros más conocidos han sido siempre los dedicados a Curiosidades y anécdotas de Madrid (en dos volúmenes, 1993 y 1996, y que eran el auténtico Casas, casos y cosas de Madrid pues el que publicó Kaydeda fue tan solo un resumen), Madrid curioso (2008) y Los porqués de Madrid (2009).

Mis últimos dos libros fueron la Guía visual de arquitectura (en colaboración con Pedro López Carcelén y José Manuel Castellanos Oñate, 2009) en el que yo me encargué de los textos, y la Guía visual del Madrid desaparecido (con Pedro López Carcelén, 2015). En este yo participé con textos y dibujos. De estos dos libros siguen apareciendo nuevas reediciones.

Mis primeros tres libros publicados (el Casas, el Castellana y el Madrid desaparecido) fueron un fracaso y terminaron saldados en el Vips. El de la Castellana tuvo muy mala suerte al publicarse en julio de 1990, quince días antes de la 1.ª guerra del Golfo. A raíz de esta los bancos y aseguradoras situados en los paseos de Recoletos y Castellana se echaron atrás a la hora de comprar ejemplares como regalo de empresa para las navidades de dicho año.

Ha habido otros fracasos como Madrid en 2 días (2001) y la Guía del patrimonio de Madrid (2002). Pero sobre todo, las dos versiones del Madrid desaparecido (1992 y 2004). Reconozco que su fracaso fueron mi espinita durante muchos años. El interés de estos libros lo centraba yo en los planos dibujados que situaban todos los edificios y sin embargo, parecía que a nadie le interesaba en aquella época el patrimonio que había perdido Madrid. Como se suele decir, a la tercera va la vencida y la Guía visual del Madrid desaparecido (2015) fue y sigue siendo un éxito.

Me entrevistaron en la radio en tres ocasiones a cuenta de mis dos primeros libros. La peor de las tres entrevistas fue en la que acababa de llegar con el tiempo justo porque me pilló atasco por la lluvia y, mientras no sabía dónde dejar el paraguas y me quitaba el abrigo y la bufanda, me hicieron dos preguntas sobre el libro de la Castellana, de las cuales, la segunda fue, literalmente, “¿ha sido difícil para vosotros encontrar las fotografías para el libro?”. Me pilló totalmente desprevenida y contesté como pude diciendo que eso había sido cosa del editor, que nosotros no habíamos tenido nada que ver en ello, y dieron por finalizada la entrevista dándome las gracias por haber ido hasta allí.

En las entrevistas se me quedaba siempre la mente en blanco y no sabía qué contestar. Era como presentarme a un examen oral. Además, me expreso fatal de palabra, no sé contar las cosas con gracia. Y como lo pasaba tan mal desde entonces no acepto ninguna entrevista. Aun así, recuerdo que en 2005 no tuve escapatoria cuando el Ayuntamiento me pidió que diera una ponencia en el Palacio de Congresos del Campo de las Naciones y empecé diciendo “es la primera vez que hablo en público y espero que sea la última”. El público se rio, yo no. Leí la ponencia porque las tilas no me hicieron efecto alguno y al término de la misma, repartí la copia que llevé de la misma a los asistentes.

En la actualidad estoy alejada del mundo editorial y desde aquí solo tengo palabras de agradecimiento para Miguel Tébar, director de Ediciones La Librería, quien confió en mí desde el primer libro que me publicó. Prácticamente “nacimos” juntos en la editorial. Cuando empezamos a publicar mi interés era meterle el gusanillo por Madrid a la gente ─madrileños y foráneos─ que tanto criticaba nuestra ciudad. Por aquel entonces, finales de los años 80 y 90 apenas había libros que contaran cosas curiosas que acercaran la historia de nuestra ciudad a la que yo siempre me refiero como “mi Madrid del alma” y les enamorara. Creo que lo he/hemos conseguido y con creces.

Pues eso, de corazón, muchas gracias, Miguel :)

Desde que me alejé del mundo editorial estoy centrada en la investigación de lo que he bautizado como la “Colina de Parisiana”: todo lo que existió en torno al Faro de Moncloa, Ciudad Universitaria y Cerro del Pimiento antes de que la zona se convirtiera en primera línea de batalla en el conocido como Frente de Madrid. Era mi barrio y no sabía absolutamente nada de él.

Poco a poco voy subiendo a este blog los distintos capítulos de la “Colina de Parisiana”: primero fue el misterio de la capilla de Moncloa y el Instituto del Cáncer, y ahora estoy con el Asilo de Santa Cristina. Más adelante llegarán los Pabellones Docker donde fueron atendidos los heridos del desastre de Annual (1921), el Instituto Rubio, el Tiro Nacional, la Cárcel Modelo, el Grupo escolar Pérez Galdós... y lo que se tercie de la zona :) 

Madrid, 28 de febrero de 2021

Isabel Gea

www.mayrit.com

 

Comentarios

  1. Magnífico recorrido, Isabel.
    Tuve la suerte de conocerte en el Vip de Princesa, donde te comenté entonces mi afición por los pliegos de cordel, lo que se tradujo al cabo de los años en el blog que mantengo desde hace ocho:

    adarve5.blogspot.com

    Mi sincera enhorabuena por tu pasión indeclinable y por ilustrarnos sobre nuestro querido Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias.

    Me acuerdo de tu magnífica colección de pliegos de cordel que me llevaste para que viera unos cuantos ejemplares y de que vivías en la Colonia de la Prensa.

    Saludos madrileños.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por tu excelente trabajo Isabel. Me encuentro entre los muchos admiradores anónimos que, seguramente al igual que yo, siguen tu obra literaria y bloguera.
    Comentarte que he organizado estos últimos años atrás varias "rutas barojianas" por Madrid y que, ya que me tomo la libertad de utilizar tu plataforma para anunciarlo, tienes a tu disposición cualquier información que te pudiera interesar sobre este tema.

    Mis mejores saludos,

    ResponderEliminar
  4. Javier: Gracias por tus palabras y ser uno de esos “admiradores anónimos” de mis libros y de mi blog. Espero seguir aportándote cosas nuevas :)

    Lo de tus rutas barojianas me parece una idea genial porque la gente solo se acuerda de Galdós. Ambos, a su manera, describieron el Madrid que vivieron. Enhorabuena por haber tenido tan buena iniciativa. Y puedes poner aquí el enlace de tu web sin problema.

    Saludos, madrileños.

    ResponderEliminar
  5. Hola Mayrit
    No lograste pasar desapercibida, por más que te empeñes en tu Rincón de Mayrit, porque todas las personas que se interesan, aunque fuese un poco, por la historia de Madrid, ayer y hoy, tienen libros de Mª Isabel Gea Ortigas en su casa.
    Me alegra mucho que vuelvas a recordarnos tu recorrido en la publicación, tanto en libros impresos como en la red, desde que publicaste Casas, casos y cosas de Madrid hace ya 32 años.
    Yo te descubrí en 2004 cuando estaba elaborando mi pagina web sobre El Rastro de Madrid con la ayuda de muchos planos y escritos, pero tu libro de tamaño bolsillo El Rastro me fue de gran ayuda. Después no dejé de seguirte y de comprar obras tuyas anteriores a esta fecha y posteriores. Te conocí personalmente por primera vez en 2005 en la calle Factor sobre restos de la muralla islámica de Madrid. En esta época estabas preparando la publicación de tu Guía del plano de Texeira (1656) y en la dedicatoria de esta obra me apuntaste que era “tu segundo libro preferido”, porque el primero será siempre El Madrid desaparecido. Tu importante bibliografía personal o en colaboración sobre Madrid queda para la posteridad, es digna de admiración y ha permitido a muchísima gente descubrir la historia de esta Villa que llegó a ser la capital del mayor imperio que jamás existió. Dejando tu profesión de periodista, te lanzaste a publicar sobre tu Madrid del alma como escritora sin otra ayuda que la tuya propia y con la confianza de tu editor. Te felicito. Un abrazo. Anne

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anne por tus palabras. Qué bien sabes que mi libro preferido es y será siempre "El Madrid desaparecido", a pesar de los sinsabores. Cuando publiqué la primera versión no existía ningún libro que recogiera el patrimonio perdido de Madrid y por eso lo escribí: como aprendizaje para mí y para los demás.

      El Texeira sigue siendo mi segundo preferido porque no había nada parecido a ese libro. El plano de Texeira es fascinante.

      Ahora, como bien sabes, estoy centrada en la Colina de Parisiana. Una vez más, no hay nada escrito sobre el tema, por eso me resulta apasionante todo lo que voy investigando de esa zona.

      Gracias de nuevo por tus palabras.

      Un abrazo,
      "Mayrrit"

      Eliminar
  6. Hola, Isabel.

    Sabes que me cuento entre tus admiradores y te tengo entre mis maestros. Soy uno de tantos lectores que a través de tus publicaciones hemos descubierto infinidad de aspectos, anécdotas y relatos sobre la historia y el patrimonio de Madrid, esta ciudad que tanto amamos.

    Muchas gracias por todo ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo17:16

      No me cogido el nombre en mi comentario anterior.
      Un saludo, Pablo ;-)

      Eliminar
    2. Gracias Pablo. Siempre me felicitas por mis publicaciones, sean en papel o sean en el blog. Eres muy detallista en eso y te lo agradezco mucho. Un saludo, Isabel

      Eliminar
  7. Ya lo he comentado en otro foro pero quiero reconocer públicamente tu aportación a la divulgación de la historia de Madrid que ha sido inmensa y pionera, que has iniciado a muchos amantes de la historia de Madrid en su afición con tus libros, y dado a los posteriores escritores y blogueros una fuente de información que muchas veces no aprecian ni reconocen. Madrid debería estarte muy agradecida. Yo personalmente y Ediciones La Librería lo está. Miguel Tébar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sentimiento es mutuo, Miguel. Si no hubiera sido por ti que me encargabas libros uno detrás de otro, yo no habría perdido la cuenta de los libros publicados.

      Madrid también tiene que agradecerte a ti -cosa que no hacen ni el Ayuntamiento ni la Comunidad- que mantengas una editorial-librería temática dedicada a esta ciudad que tanto queremos.

      Un beso.

      Eliminar
  8. Yo soy uno de los pocos afortunados que te conocen personalmente, y quiero dejar aquí constancia pública de mi agradecimiento hacia ti y a tu trabajo a lo largo de todos estos años, gracias ti a muchos nos ha entrado el gusanillo por conocer Madrid. Además tengo que decir que siempre que he necesitado de tu ayuda y consejo he podido contar con ello. Espero seguir disfrutando de tus conocimientos, y si puede ser con más frecuencia mucho mejor. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, don Floro, usté es una de los pocos que me conoce en persona. Le quedo también muy agradecida por ayudarme en el tema guerracivilero aconsejándome siempre los libros que debía leer o consultar para poder llevar a cabo la investigación sobre la Colina de Parisiana.

      Y gracias también a Gefrema del que usté forma parte. ¡Cuánto me queda por aprender del Frente de Madrid!

      Un beso.

      Eliminar
  9. Resulta que además de seguirte en las redes, tengo libros tuyos en mis estanterías, repletas de libros sobre Madrid. Un saludo y algun día me gustaría hacerte una pregunta.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Pepe Ángel por incluir mis libros en tus estanterías repletas de libros de Madrid y seguirme en las redes sociales.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Isabel, sólo una palabra: GRACIAS

    ResponderEliminar
  12. Hola Isabel, pues yo cuando descubrí tu primer libro "Casas, cosas y casos" me encantó; ya de por si soy un andarín, pero me ayudó a imaginar un Madrid íntimo, cercano y sobre todo amar cada calle, cada plaza, cada edificio. Después llegó a mis manos 'El Madrid desaparecido"; el cual me parece una obra única, muy interesante y trabajada. Creó recordar que tú imagen aparece en la solapa del libro. Anónimo y no dejes de ofrecernos tus magníficos trabajos. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Unknown.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

El Corte Inglés era inicialmente una tienda dedicada a la sastrería de ropa para niños. En ella se “cortaba” telas para la confección de la ropa.  Esta tienda abrió sus puertas en 1890 en la calle de Preciados esquina a Rompelanzas y Carmen. En 1934, Juan Gordo Centenera, su propietario, se la vendió a Ramón Areces por 150.000 pesetas.  Areces, que había emigrado a los quince años a La Habana (Cuba), cogió la idea de un gran almacén –tal como lo entendemos en la actualidad- de los almacenes El Encanto, de dicha ciudad, donde trabajó como aprendiz junto a su tío César Rodríguez.  Una vez en Madrid, comenzó con siete empleados en 1934 y, en 1940, trasladó el establecimiento a la calle de Preciados esquina a Tetuán donde permanece en la actualidad.  El Corte Inglés, con los años abrió varias sucursales en Madrid y en distintas ciudades españolas. Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea. Ediciones La Librería. ___ edición. ___ €. http://www

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier calleje

Origen del nombre de Moncloa

El distrito de Moncloa debe su nombre a los condes de Monclova (con v) ‑título que ostentan actualmente los duques del Infantado-, dueños de gran parte de los terrenos donde hoy se asienta el distrito.  Los condes residían en el antiguo palacete de la Moncloa el cual pasó a distintos propietarios y fue destruido durante la Guerra Civil, por ser toda esta frente de batalla.  El actual palacio de la Moncloa, mucho menor en tamaño, se construyó imitando el estilo antiguo del primitivo.  Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte Isabel Gea. Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€. http://www.edicioneslalibreria.es/