Ir al contenido principal

Ir al trabajo en patines





Buenos y nublados días desde nuestro Madrid del alma :)

Hemos amanecido con el cielo de color gris metalizado. La web de la Aemet debe estar actualizando datos porque no hay ninguno visible en estos momentos en que ando redactando el “parte meteorológico” y como Microsoft ha eliminado los gadgets del escritorio (por motivos de seguridad, ha dicho) tampoco sé qué temperatura hace en el centro de la ciudad. Para hoy está previsto cielos nubosos y una temperatura cercana a los 11 grados.

El Sol, como viene siendo habitual, se ocultará un minuto más tarde que ayer, es decir, a las 18.41 horas. Y la Luna, sigue menguando y está al 70,14 % de luminosidad.

Iniciamos ya sin más dilación Prensa y Libros con alegría y simpatía:

¿Alguien se anima a ir al curro patinando?

Es lo que nos ofrece la escuela de patinaje Doble ·mpuje. El proyecto incluye el acompañamiento de monitores profesionales que instruyen a sus alumnos la manera de «cruzar los pasos de peatones, saltar bordillos o subir y bajar escaleras». Que no es tan fácil como a primera vista parece moverse por la ciudad en patines. Son muchísimos los obstáculos que se encuentran por el camino. Cristina Ortiz, directora del centro deportivo es quince veces campeona de España y subcampeona de Europa en Patinaje de Velocidad.

«El centro pone a disposición de los interesados clases de iniciación, de perfeccionamiento del patinaje o de acompañamiento al trabajo». Y los recorridos, además, incluyen combinación de metro y autobuses.

Nos lo cuenta Madridiario.




Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII