Ir al contenido principal

Un ladrón pillado in fraganti robando en el Museo del Ejército





Buenos y nublados días desde nuestro Madrid del alma :)

Empezamos como cada día con el tiempo que tenemos: 11,2   º en el centro de Madrid, 11,4º en la Ciudad Universitaria y 12,4º en Barajas. Según la Aemet, para la tarde de hoy, hasta las 18 horas hay un 100 % de probabilidades de que llueva, así que no está de más tener el paraguas a mano, por si acaso. A partir de esa hora la probabilidad desciende al 75 %. Seguiremos con sol y nubes alternándose, jugando al escondite “ahora hay sol, ahora no”. Y las temperaturas rondarán los 14 º.

El Sol, con el permiso de las nubes, que diría un meteorólogo televisivo, se despedirá hoy a las 18.57 horas y la Luna, la tenemos ya al 22,33 % de su visibilidad.

Arrancamos sin más preámbulos Prensa y Libros con alegría y simpatía, y lo hacemos con un caco al que han sorprendido robando en el Museo del Ejército.

No sabía yo que quedaran cosas dentro del expoliado museo. Expoliado a los madrileños, me refiero. Un vecino avisó a la policía al oír ruidos -no fantasmales, precisamente- en la puerta del edificio. El ladrón estaba forzando la puerta y cuando llegaron los agentes, el caco portaba un lienzo de grandes dimensiones, un cable de cobre y un libro del Ministerio de Defensa.

Hombre, ya puestos a robar, mejor hacerlo en un edificio con gran contenido de objetos ¿no? Y encima, le pillan in fraganti.



Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII