Ir al contenido principal

Los “cafés” de Charo

Buenos y soleados días desde nuestro Madrid del alma :)

En esta soleada mañana de domingo tenemos 8,2º en el centro de la capital, 9,7º en la Ciudad Universitaria y 8,7º en Barajas. Según la Aemet, los termómetros rondarán los 11º y tendremos una buena tarde soleada, preciosa para dar un paseo y hacer fotos :)

A las 18.56 horas se producirá el ocaso del Astro rey, del cual se pueden hacer espectaculares fotos desde las Vistillas hasta el parque de la Dehesa de la Villa, pasando por los parques del Templo de Debod y de la Virgen Blanca. La Luna, en cuarto creciente, anda ya por el 13,40 % de su visibilidad.

Comenzamos Prensa y Libros con alegría y simpatía y con un reportaje altamente recomendable:

Nuestra buena amiga Charo, lleva años recopilando la historia de los cafés desaparecidos de Madrid en su magnífico y extenso blog. Y El Mundo le dedica hoy un extenso y merecido reportaje contando mil y una cosas sobre estos lugares de tertulia donde se reunían los artistas de las generaciones del 98 y del 27. Germanófilos contra aliadófilos se encendían en discusiones en los años de la “Gran Guerra”, en referencia a la I Guerra Mundial. ¿Cuántas veces hemos leído lo del brazo que perdió Valle-Inclán en un café de la Puerta del Sol? La verdadera historia nos la desgrana Charo: un botellazo que el dramaturgo le propinó a un periodista y este, para defenderse paró el impacto con el bastón y... el resto lo podéis leer en el reportaje de El Mundo y, por supuesto, en el propio blog de María Rosario Giménez “Antiguos cafés de Madrid y otras cosas de la villa”.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII