Ir al contenido principal

¿Por qué se llaman Cava Alta y Cava Baja en lugar de llamarlas Calle Alta y Calle Baja?




La Cava Baja fue en origen un foso de agua que servía para defender la muralla cristiana que por aquí pasaba. Se debió de excavar en el siglo XII al mismo tiempo que se construyó la citada muralla. Al ser un terreno llano, el acceso a la muralla por parte de los enemigos era fácil, de ahí que se excavara un foso y se llenó de agua que procedía de la cercana laguna que existía frente a la denominada Puerta Cerrada. 

A partir del siglo XV la cava se desecó y se empezaron a construir las primeras casas adosadas a la muralla, lo que hizo que ésta desapareciera paulatinamente de la vista. La muralla quedó emparedada entre las casas construidas a ambos lados de ella. En la actualidad la muralla cristiana puede visitarse en los números 10 y 20 de la Cava Baja.

Cuando se urbanizó el antiguo foso tomó el nombre de Cava Baja de San Francisco por conducir al cercano convento de San Francisco (hoy iglesia de San Francisco el Grande). La Cava Alta (de San Francisco igualmente) jamás fue un foso y tomó este nombre de Alta por su situación topográfica algo más elevada. Con el tiempo ambas cavas perdieron el calificativo de San Francisco y pasaron a ser conocidas simplemente como Cava Alta y Cava Baja. Ésta última es cava famosa por sus mesones.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?