Ir al contenido principal

Julián Cañas, el último barquillero

Buenos y calurosos días desde mi Madrid del alma :)

A esta hora del mediodía tenemos ya 27º de temperatura, 54% de humedad y viento del Este de 9km/h según @TiempoDeMadrid en tuiter. Y según la AEMET, llegaremos a los 33º (en el Retiro, claro, con la sombra de los árboles, así cualquiera). Y yo añado... cielos completamente despejados, al menos desde mi atalaya de Arganzuela.

Y sin más dilación comenzamos este resumen de prensa con información curiosa:

El semanario Metrópoli, de El Mundo, nos trae una notica entrañable, aunque puede que a la larga, sea triste: Julián Cañas es la última generación de barquilleros de Madrid y cuando se jubile, no habrá nadie que tome el relevo, qué pena nos va a dar, se nos fue el organillo y el barquillo... ¿qué será de él? Además del reportaje, incluye un vídeo -que es una delicia- donde el propio Julián nos cuenta cómo se hacen uno a uno los barquillos redondos, planos y los cucuruchos de helados, grandes y pequeños. ¿Dónde los fabrica? En un patio de Lavapiés (que está situado en el número 25 de la calle del Amparo, que yo lo sé jejejejeje)

Os pongo en el blog una foto que le hice a Julián Cañas padre, en la puerta de El Corte Inglés, de Preciados. Está un pelín retocada con PhotoChóp   jejejejeje

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?