Ir al contenido principal

¿Por qué hay halcones en Madrid?




Aunque el halcón peregrino es una especie considerada “vulnerable”, en Madrid existen varias parejas de halcones.  

Junto al Faro de la Moncloa vive una pareja. La historia se remonta al año 2002 cuando se descubrió que un halcón macho sin pareja vivía en la torre del Museo de América. En 2007, la Sociedad Española de Ornitología colocó dos cajas-nido en la torre del Museo de América para que anidara una pareja de halcones peregrinos que no podían hacerlo por falta de un lugar adecuado. Desde entonces, cada año nacen nuevas crías que sobrevuelan la zona oeste de Madrid.

El primer halcón que hubo en Madrid vivía en la torre del BBVA, en Azca. Concretamente era una halcona que vivía solitaria cazando palomas en los pasillos del Azca, a la vista de la gente.
Hay más parejas de halcones criando en la zona del Retiro, Arturo Soria y en las cercanías del hospital Gómez Ulla. 

Por otro lado, en 2008 comenzó el Plan de Introducción del Halcón Peregrino en Núcleos Urbanos con la suelta de varios jóvenes ejemplares -criados en cautividad- de dos meses en la zona de Azca, instalando nidos en la azotea de Torre Europa. La adaptación comienza con la comida que los cuidadores dejan a los polluelos para que puedan alimentarse hasta que comiencen a volar y cacen por sí mismos. Cuando los ejemplares alcanzan la madurez pueden emigrar a otros puntos de la ciudad o bien quedarse en la zona.

La suelta de halcones peregrinos en Madrid ayuda a frenar la abundancia de palomas sobre todo, cuyo número es excesivo en la ciudad y consideradas como plaga, por el enorme deterioro que provocan en fachadas y edificios singulares.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?