Ir al contenido principal

Los “cepillos” del Palacio de Cibeles

De nuevo, la noticia de las huchas de diseño, para que los visitantes puedan depositar su donativo correspondiente. Aparte de pagar la deuda que ha costado el edificio a los madrileños, nada menos que 500 millones de euros, hay que pagar la limpieza y mantenimiento, otros cinco millones más. Y nada mejor que para sufragar tanto gasto que pedir “la voluntá” a todos los que se acercan a CentroCentro.

¡Cuánta razón tiene la autora del artículo, Ana García D’Atri, concejal socialista del Ayuntamiento de Madrid, cuando señala que además de pagar los dos euros por subir a la azotea, las consumiciones en la cafetería, los destinados a ver exposiciones también «piden al ciudadano que además del IBI, de la tasa de basuras, del impuesto de circulación, de todos los impuestos municipales, pague también por la cultura pública que se le ofrece en los centros culturales municipales y, disfrazándose de monaguillos armados de cepillo y sermón, que los vecinos llenen una hucha de monedas como si no se le hubiera cobrado ya por lo que acaban de ver. A los usuarios de la cultura se le cobra vía impuestos y a través de precios públicos por servicios que antes eran gratuitos creando así una cultura para los que pueden pagar y un desierto de ignorancia para el resto».

El artículo, publicado en El País no tiene desperdicio, os lo aseguro.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?