Ir al contenido principal

¿Por qué hay un trampantojo en la Carrera de San Francisco?




El trampantojo o “trampa ante el ojo” suele ser una pintura mural que intenta engañar al ojo con perspectivas falsas y que se suelen pintar en las medianerías de algunas casas de Madrid con el fin de ocultar la fealdad de una pared desnuda.

En Madrid hay varios trampantojos, pero uno de los mejores realizados es el que se halla en la Carrera de San Francisco, muy cerca de la plaza de Puerta de Moros. Representa con gran fidelidad, un calco por así decirlo, de la fachada de ladrillo rojo del propio inmueble. Están perfectamente pintados los balcones y su realismo es tal que subiendo por la misma carrera, el ojo confunde el mural con un edificio real.

Lástima que la parte baja del mismo halla sido objeto de los grafittis y haya desaparecido por completo. Su “gracia” consistía en un cajero de IberCaja situado en la misma esquina, tan real, que muchas personas se acercaban a él para sacar dinero y sonriendo se marchaban al darse cuenta de haber sido engañados. Más de uno y más de dos llegó a acercarse a otras oficinas de IberCaja para comentar lo bien pintado que estaba el cajero y que habían caído en la “trampa ante el ojo”.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?