Ir al contenido principal

¿Por qué la calle del Almirante recibe este nombre?




La calle toma el nombre de la quinta del Almirante  que se hallaba entre el paseo de Recoletos y las calles de Almirante y Conde de Xiquena. Pertenecía a la marquesa de Medina de Rioseco y por herencia pasó, en 1647, a su nieto Juan Gaspar Enríquez de Cabrera, caballerizo mayor de Carlos II, Almirante de Castilla y duque de Medina de Rioseco, siendo conocida como la "quinta del Almirante". 

El palacio tenía una sala de teatro que con el tiempo se convirtió en la iglesia del antiguo convento que el propio almirante fundó en 1683 para las monjas de San Pascual. En el siglo XVIII la quinta fue adquirida por Juan Brancacho siendo conocida a partir de entonces como la huerta de Brancacho. En parte de su solar se levanta el actual convento de San Pascual, construido en 1865. La antigua calle del Escorial Alta pasó a denominarse del Almirante en recuerdo del citado Almirante de Castilla.

Aunque en un principio la calle estaba integrada sobre todo por ferreteros y anticuarios, en la actualidad es conocida como "la calle de la Moda" porque gran parte de sus tiendas están dedicadas a la venta de ropa de firma. El primero en abrir un local fue Jesús del Pozo quien, en 1974, se instaló junto a la cestería Del Pozo, su padre. Luego siguieron Berlín, Ararat y Enrique P., considerados como los históricos de la calle. Hoy están Javier Simorra, Almirante Seis, Paco Racionero y Le Faubourg, entre otros. La moda que aquí se exhibe es para un tipo de personas muy concretas que buscan, ante todo, la originalidad y el diseño.


Del libro “Los porqués de Madrid”, Isabel Gea.
Fecha de la publicación: Octubre 2010 - 13.95 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?