Ir al contenido principal

¿Nos sentamos en una terraza a tomar unas cañas? ¡Vale!





Se podría decir que es una frase que forma parte de Madrid de toda la vida. En los años 80 del siglo pasado empezaron aquellas macroterrazas con música incluida, en los paseos de Recoletos y Castellana e acudían por aquel entonces los yuppis y la creme de la creme de Madrid.

Qué agradable resulta sentarse en una terraza aprovechando la sombra durante el día y el airecillo fresco de agosto por las noches, ya dice el refrán que “en agosto, frío en rostro”.

Sin embargo los vecinos del distrito Centro, que ya se quejaban del aumento de estos veladores en un 150% desde que se prohibió fumar dentro de los bares, cafeterías, restaurantes, discotecas y pubs/bares de copas, ponen el grito en el cielo porque el Ayuntamiento acaba de aprobar la nueva normativa que facilita su instalación sin condiciones, como por ejemplo aumentar el número de mesas a costa de dejar menos espacio para el paso de viandantes y además, permite que gimnasios, teatros o museos también puedan sacar sus chiringuitos a las aceras.

Me da que para los viandantes, la proliferación de tanta terraza va a constituir una auténtica gynkana sorteando mesas, sillas, niños correteando y perros que sus dueños intentan, infructuosamente, que se queden quietos debajo de la mesa.

Tirando de mi enorme hemeroteca de recortes de prensa de aquella época, ya los titulares eran muy reveladores:

El País, 15 de junio de 1981: “La mayor parte de las terrazas y veladores tienen la licencia caducada”
Hola del lunes, 18 de agosto de 1981: “Se han pasado con los kioscos”
Diario 16, 1 de junio de 1988: “Marejada en la Costa Castellana”
La información de Madrid, 25 de junio de 1994: “El año de las macroterrazas”
El Mundo, 8 de junio de 1995: “La fiebre de las macroterrazas”
El Mundo, 21 de junio de 1996: “La moda de las terrazas explota en la noche madrileña”

Y así varios recortes más que no copio para no hacer la lista interminable, hasta llegar a 2006, que es cuando se aprobó la ley antitabaco:

El Mundo, 22 de mayo de 2006: “Terrazas de invierno con diseño” (estufas-seta)
El País, 7 de diciembre de 2006: El efecto primavera” (terrazas con estufa-seta)
El Mundo: 8 de noviembre de 2011: “Las terrazas son para el invierno”... (1)

Me temo que la lucha que los vecinos del distrito centro mantienen con el Ayuntamiento, es una batalla perdida.

¡Ponga una terraza para aumentar la recaudación de establecimientos hosteleros, oiga!... pero que no sea debajo de mi ventana, claro.


(1)    Nota para mis lectores más jóvenes y que probablemente no conozcan algunos periódicos que he mencionado: El día de descanso de los periódicos era el lunes y por lo tanto, no había venta de estos en los kioscos, para suplir la falta de información del primer día de la semana, existía un periódico llamado La Hoja del lunes que, lógicamente era semanal y que no se trataba de una simple hoja sino un periódico completo con todas sus secciones.

Un buen día, Pedrojota Ramírez, director de Diario 16, periódico que fundó allá por 1976 cuando se marchó del ABC (sí, Pedrojota procede del ABC aunque poca gente lo sepa), decidió que él también publicaría los lunes su periódico, compitiendo con la citada Hoja. Y a partir de entonces, el resto de los diarios también empezaron a salir los lunes, lo que supuso el cierre de la entrañable “Hoja” que tanta tradición tuvo en Madrid.

Y puedo contarlo en primera persona porque lo he vivido, como bien dice Jacinto “tenemos ya una edad respetable” jejejeje y por eso podemos contar “batallitas”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII