Ir al contenido principal

Mini museo de marcos





Buenos y nublados días desde mi Madrid del alma,

Seguimos con las partículas saharianas, no hay más que ver la mañana de color amarillo-ocre para darse cuenta de ello. Según @TiempoDeMadrid en tuiter ya estamos a 31º de temperatura y subiendo imparable, 43% de humedad y viento de O-SO de 0km/h. Así, sin viento, va a ser difícil que el polvillo arenoso del desierto del Sáhara se marche. Solo falta que llueva y se impregne en la carrocería de los coches, cosa que ya hemos visto en otras ocasiones.

Según la Aemet, hoy llegaremos a las 18 horas a los 39º, yo ayer vi los 40º en varios termómetros de paradas de autobús, así que hoy, más de lo mismo.

Empezamos este resumen de prensa con una noticia que nos descubre Rafael Fraguas en El País: un museo completamente desconocido, el Museo Cano 1907, situado dDetrás del Museo del Prado, en la calle de Moreto 13, esquina a Alberto Bosch.La historia tiene dos protagonistas: el pintor Joaquín Sorolla y el carpintero constructor de carretas José Cano que, unidos, comenzaron a trabajar juntos en la realización de marcos artísticos para realzar las pinturas del pintor valenciano afincado en Madrid. Y así, el pequeño taller, hoy taller-museo, viene realizando los mejores marcos para museos importantes como el Prado, el Thyssen, los Museos del Vaticano, el NationalGallery de Londres, el Museo Metropolitano de Nueva York e, incluso, el palacio de Liria.

Hoy, la tercera generación de los Cano mantienen las mismas técnicas artesanales de entonces.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué El Corte Inglés se llama así?

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

¿Por qué Madrid se llama así?