Ir al contenido principal

La Gatera de la Villa se marcha de vacaciones





Tras cinco años nuestros amigos los “gatos” que realizan La Gatera de la Villa se nos marchan de vacaciones.

Para aquellos que no sepan qué es La Gatera de la Villa, deciros que ha sido la primera revista online sobre Madrid y, además, gratuita. Cada tres meses han venido sacando puntualmente un nuevo número, así hasta un total de 19, algunos de los cuales han batido récords con más de 5.000 descargas y una media de unas 3.800 descargas. En su web podéis descargaros el último número, un número especial que no va ni siquiera numerado.

Ojalá que estas bien merecidas vacaciones les proporcionen renovadas fuerzas e ilusión para volver a estar en el kiosco virtual. Para mí ha sido un auténtico placer colaborar con ellos en algún número. A todos y cada uno de vosotros os damos las gracias por compartir vuestra magnífica revista con el resto de los miles de gat@s madrileños que tanto queremos a este Madrid nuestro del alma.

Pero no se marchan del todo, no, Los “gatos” andan enfrascados en una nueva tarea: la publicación de libros sobre nuestro Madrid del alma. El primero de ellos ya está a la venta: “El levantamiento del 2 de mayo de 1808”, de Pablo Aguilera. Un libro que aporta datos, hasta ahora desconocidos, sobre esta heroica defensa de los madrileños ante el pueblo invasor.

¡Os esperamos el año que viene, o al otro...!

Comentarios

  1. Muchas gracias a los "gatos" por su esfuerzo y dedicación y esperemos verlos "maullar" de nuevo pronto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII