Ir al contenido principal

El habla de Madrid, cada vez más parecido al aragonés, castellanoleonés y andaluz





Terminamos ya este larguísimo repaso por la prensa local madrileña con una noticia curiosa:

Según una investigación de la Universidad de Alcalá de Henares, «el habla de Madrid tiene cada vez menos particularidades con respecto a la del resto de hispanohablantes y los adolescentes tienen un vocabulario muy rico en algunos ámbito». La investigación, llevada a cabo por tres profesores de la Facultad de Filosofía y Letras de la citada universidad, se centró en los distritos de Vallecas y Salamanca y han observado que expresiones como “estar al loro”, “molar cantidad” o “comerse una rosca” están en retroceso entre los jóvenes.

Según el estudio, a nivel fonético, el habla de los madrileños se distinguiría por la aspiración de la “s” y la pérdida de la “d»”; mientras que en gramática sus señas de identidad serían el laísmo, el leísmo y el loísmo, así como el uso de los diminutivos». Finalmente, el léxico de los jóvenes coincide cada vez más con el de los aragoneses andaluces y castellanoleoneses.

Del laísmo doy fe de ello porque es un defecto que tengo, lo reconozco, pero al estudio, muy resumido en la noticia del ABC, le echo en falta otro defecto del habla madrileño: el yeísmo. Los madrileños no sabemos pronunciar la “ll” y lo hacemos como si fuera la “y griega”, y no es lo mismo pollo que poyo, o en su versión en femenino. Está claro.


¡Que tengáis un buen jueves!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII