Ir al contenido principal

El “Avi” se queda sin campo de entrenamiento por desahucio






El Club Deportivo Aviación (infantil y juvenil), el “Avi” como cariñosamente se le conoce, entrena todos los fines de semana en unos terrenos que la duquesa de Tamames cedió al Ejército del Aire. Las instalaciones se hallan entre las calles de Joaquín Turina y Muntadas, en el distrito de Carabanchel.

En 1964 se creó el Club Deportivo Aviación como un equipo de barrio y el Ejército del Aire les cedió un terreno propio -que fue donado por la duquesa de Tamames anteriormente- para sus entrenamientos y partidos. En 1999 el Instituto para la Vivienda de las Fuerzas Armadas (ya desaparecido) lo traspasó al Ayuntamiento sin tener en cuenta a sus ocupantes y, en 2004 el Consistorio envió orden de desalojo del Pedro Vives (compuesto de tres campos de tierra y la Casa del Aviación) reclamando un terreno que, alega, es municipal. Cuatro años más tarde, el Ayuntamiento aprobó la urbanización de la parcela y el derribo de dichas instalaciones. En 2013 se inicia el proceso de desalojo pero el “Avi” lo recurre sin recibir respuesta alguna.

Mañana martes está previsto que el Ayuntamiento desaloje y derribe las instalaciones. La Junta de Latina ha ofrecido otros terrenos cercanos que, según el Aviación «están en pésimas condiciones».

¿Y esos chavales dónde van a entrenar ahora?

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/11/08/madrid/1415466877_236586.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII