Ir al contenido principal

El ermitaño que está enterrado en el Parque de El Capricho




Cuentan que la duquesa de Osuna compró los terrenos para construir el una finca de recreo y, «de paso, dar rienda suelta a su afición por la simbología y, sobre todo, la tradición masónica». Cierto día, un mendigo se acercó a la quinta caprichosa pidiendo comida y cobijo a los duques y, estos, le ofrecieron vivir en la ermita que recién habían construido en el centro del Capricho, a condición de que viviera como un ermitaño y no se cortara jamás el pelo y las uñas. Cuando murió, los duques le enterraron bajo una pirámide masónica, que se puede ver en el parque.

El ermitaño aceptó las condiciones de los duques, se quedó a vivir en la ermita y con los años, terminó convirtiéndose en un ser grotesco con el pelo largo y las uñas, más largas aún. En la actualidad se dice que por las noches escuchan los lamentos de fray Arsenio, que así se llamaba el ermitaño, recorriendo el parque por las noches.  

Nos lo cuenta el ABC de ayer


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII