martes, 25 de noviembre de 2014

El ermitaño que está enterrado en el Parque de El Capricho




Cuentan que la duquesa de Osuna compró los terrenos para construir el una finca de recreo y, «de paso, dar rienda suelta a su afición por la simbología y, sobre todo, la tradición masónica». Cierto día, un mendigo se acercó a la quinta caprichosa pidiendo comida y cobijo a los duques y, estos, le ofrecieron vivir en la ermita que recién habían construido en el centro del Capricho, a condición de que viviera como un ermitaño y no se cortara jamás el pelo y las uñas. Cuando murió, los duques le enterraron bajo una pirámide masónica, que se puede ver en el parque.

El ermitaño aceptó las condiciones de los duques, se quedó a vivir en la ermita y con los años, terminó convirtiéndose en un ser grotesco con el pelo largo y las uñas, más largas aún. En la actualidad se dice que por las noches escuchan los lamentos de fray Arsenio, que así se llamaba el ermitaño, recorriendo el parque por las noches.  

Nos lo cuenta el ABC de ayer


No hay comentarios:

Publicar un comentario