Ir al contenido principal

Huelga de limpieza: El Ayuntamiento sabía que habría despidos







«Madrid no puede esperar más», Ana Botella dixit.



 Cierto, los madrileños, invadidos de basura por todas partes, no podemos esperar más, pero es que la medida llega tarde y mal. Desde que puso en subasta en agosto la adjudicación de la limpieza viaria, ya se sabía que iba a ver despidos y esta medida es la que ha provocado la huelga de los trabajadores de la limpieza.



Ayer, en la rueda de prensa la alcaldesa fue preguntada si tenía conocimiento de que se producirían despidos, a lo que ella respondió «rotundamente no, no conocíamos ningún plan de ninguna empresa».



Señora alcaldesa y señor delegado de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella y Diego Sanjuanbenito Bonal, respectivamente, si sabían de antemano como señala El País, que habría despidos (adjuntan documento), a eso se le llama “premeditación y alevosía” y no sabemos si además fue también con “nocturnidad”. Cualquier cosa es posible.



Y ahora que los madrileños no podemos esperar más, como bien dice nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa, habrá que tomar medidas drásticas para limpiar Madrid de tanta basura, que más que una ciudad, parece un vertedero. Y por eso, Ana Botella dijo que la empresa Tragsa se encargaría de limpiar las calles a partir de hoy. «Houston, tenemos un problema»: dicha empresa se niega, los trabajadores no quiere ser utilizados como «revientahuelgas». Y con toda la razón, claro.



A grandes males, grandes remedios: ¿Qué les parece soltar aves carroñeras para limpiar las calles? Les aseguro que dejarían las calles impolutas y, además, sale gratis, no cobran por la limpieza. Vamos, un chollo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII