Ir al contenido principal

El “donuts” languidece solo y abandonado en un erial rodeado de conejos





Y terminamos con una noticia de un megaproyecto fallido: el Instituto de Medicina Legal, conocido popularmente como el “donuts” por su forma circular con un agujero central, es el único edificio construido en la Ciudad de La Justicia. Y seguirá siéndolo, la crisis ha paralizado la construcción de los otros 14 edificios que iban a formar la supermegaciudad dedicada a aglutinar todos los jugados repartidos por distintos puntos de la ciudad.

1,4 millones de euros costó solo la ceremonia de colocación de la primera piedra en enero de 2007 de los que 902.000€ se destinaron un montaje audiovisual que congregó a «las autoridades de la Comunidad de Madrid y los principales cargos de la esfera judicial». ¿Y el resto del dinero en qué lo invirtieron? ¿en canapés, jamón de bellota y champagne DomPerignon o Moët&Chandon? Porque no me cuadra que la primera piedra hubiera costado la nada despreciable cifra de 498.000€.

¡Cómo se nota que fue en los años boyantes!, el último porque la crisis de las hipotecas basura fue justamente en agosto de dicho año.


Que tengáis buen martes, sí, hoy sí es martes, ayer viví con un día de adelanto y os deseé un feliz martes ¡esta cabeza mía...!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII