Ir al contenido principal

Beatas, Travesía de las.



Entre la travesía de la Parada y la calle de Antonio Grilo. 

Esta es la antigua calle de Aunque os pese, que está relacionada con las desaparecidas calles de la Parada, Enhoramala vayas y Sal si puedes. 

Don García de Barrionuevo de Peralta era el propietario de estos terrenos en los cuales había una parada de aguas y un poco más arriba un molino. Se cuenta que cuando los terrenos fueron divididos y comprados por Francisco de Guzmán, Pedro Ruiz de Alarcón y Álvaro Díaz, se produjeron una serie de disputas pues todos querían tener la parada de aguas y el molino. Uno de los compradores sugirió que el molino fuera derribado, replicando los demás compradores «enhoramala vayas». Entonces Francisco de Guzmán levantó su espada frente a los otros exclamando « lo he de demoler, aunque os pese, caballero. Y comenzó a derribarlo, pero como en su sólo día no pudo hacerlo lo cercó y se quedó a dormir dentro para poder vigilar y derribar el resto a la mañana siguiente. Entonces los otros dos caballeros prendieron fuego a la cerca y mientras ardía por los cuatro costados le increparon diciéndole «sal si puedes». con burla. 

Las calles de la Parada y Sal si puedes han desaparecido, la de Enhoramala vayas se denomina desde 1835 travesía de la Parada y, desde 1821, esta calle de Aunque os pese, recibe el nombre de travesía de las Beatas, porque conducía al desaparecido beaterio o convento de Santa Catalina de Sena, situado junto a la plaza de los Mostenses.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII