Ir al contenido principal

Aquellos que se apuntan a todo: los anarquistas de Lavapiés


Y claro, aprovechando la huelga de limpieza, los autodenominados anarquistas de Lavapiés no van a desaprovechar la ocasión con la excusa de apoyar a los trabajadores de la limpieza y han emitido un «bando» animando a que desde esta madrugada [la de anoche] hacer «todo lo que les ocurra» para reventar la calle».

¡Sí, señores anarquistas, hay que «reventar la calle»! Una buena medida. Así arreglarán el problema que tienen los trabajadores de la limpieza ante el despido de más de mil trabajadores y la reducción del sueldo en un 43%. Flaco favor les van a hacer a estas personas que luchan por su puesto de trabajo PACIFICAMENTE.

La Asamblea Popular de Lavapiés, del 15-M y conformada por okupas, antisistema y anarquistas, emitió anoche un «bando» mostrando su particular apoyo a los piquetes de la huelga de limpieza.En él hacen un llamamiento a apoyarles «hasta las últimas consecuencias». «Haremos todo lo que se nos ocurra para no abandonarles. Si siguen deteniendo a huelguistas, cada día seremos más en las calles. Que la razón y la rabia de los trabajadores no sea callada por jueces, policías, patrones, medios de comunicación, políticos ni jefes sindicales», añaden.

Y, claro, harán «todo lo que se les ocurra» y ya sabemos qué se les ocurrirá: destrozar el mobiliario urbano, quemar contenedores y coches, lanzar piedras y objetos contundentes si se les intenta frenar la violencia, etc.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué Madrid se llama así?