miércoles, 24 de abril de 2013

Una pradera casi desaparecida





La famosa y legendaria Pradera de San Isidro, donde cada año se celebraba la romería de dicho santo, comenzó a desaparecer con la construcción de los cementerios situados a su alrededor, los cuales, ahuyentaron poco a poco a la gente. 

Goya retrató admirablemente este ambiente festivo en un cuadro titulado la Pradera de San Isidro. Gracias a él, podemos apreciar lo bello que fue este lugar en su día. 

Aún así, se sigue celebrando la fiesta de san Isidro en parte de lo que fue la pradera, en el denominado parque del Manzanares, junto a la ermita del santo.


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte

Isabel Gea.

Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario