lunes, 29 de abril de 2013

Un palacio que pudo ser y no fue





El arrinconado, incompleto y olvidado palacio de Altamira pudo ser uno de los más bellos de Madrid, de no haber sido por Carlos IV, que impidió que Ventura Rodríguez, el arquitecto, construyera toda la obra proyectada para evitar que el edificio pudiera competir con el mismo Palacio Real, ¡hasta ahí podíamos llegar! Dijo el rey. 

Lo poco que se pudo construir apenas sirve para dar una idea de lo que pudo ser y no fue. 

Durante muchos años el palacio ha permanecido triste, sucio y abandonado detrás de la Gran Vía, asomándose un poco en la esquina de la calle Flor Alta. A la hora de actualizar esta nueva edición el palacio ha sido restaurado y destinado a escuela de diseño. * (Ver palacio de Altamira).



Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte
Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€.

No hay comentarios:

Publicar un comentario