Ir al contenido principal

Los primeros urinarios





Historia de los urinarios de Madrid. No se rían, que es cosa seria. 

Para evitar que la gente orinase en la calle y aprovechando la reforma de la Puerta del Sol de mediados del siglo XIX, fueron colocados los dos primeros urinarios públicos en dicha plaza. 

Uno en la desaparecida calle de la Duda (entre Arenal y Mayor) y el otro en la esquina de la calle de Carretas. En dicha calle de la Duda la duda sería probablemente, si entrar o hacerlo alegremente en una esquina, porque estos urinarios, en principio, eran más de lo que su propio nombre indicaba. 

En su interior había nueve retretes, seis para caballeros y tres para señoras. Además había un gabinete de lectura y un despacho de cervezas y licores. Leer todos los periódicos costaba un real y cuatro cuartos ocupar un retrete. Menuda duda, porque si uno se descuidaba, pasaba la mañana, la tarde, o el día entero entre cervezas, periódicos y... olores. 

Muchos debían pensar que con una esquina o un discreto arbolito, tenían más que suficiente. Como pasado un tiempo estaban muy sucios, la gente prefirió seguir utilizando la calle. 

Las multas por no utilizar los urinarios dieron lugar a una famosa coplilla popular que decía 

«Este monumento infesto,
se debe al duque de Sesto.
¡Cinco duros por mear!
¡Caramba, que caro es esto! 
¿Cuánto querrá por c...!
el señor duque de Sesto?». 

En años posteriores se instalaron en calles y plazas unos edificios rectangulares con una cúpula, destinados a este fin, siendo sustituidos más tarde por unas cubetas y columnas urinarias.


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte
Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII