Ir al contenido principal

MARATON

Buenos y muy fríos días desde mi Madrid del alma J

A las nueve de la mañana dio comienzo la maratón de Madrid en la plaza de Colón, algo más de 42 kilómetros de carrera y 26.000 participantes. Cinco minutos antes de las 11 pasaron por delante de mi casa los primeros 5 corredores: todos negros con unas piernas tan largas que siempre dejan atrás a los españoles. 
El helicóptero con cámara en el morro filmaba y la policía ya había cortado mi calle al tráfico, el primero en pasar a las 10,45 fue... ¡un esquiador en patines! Sí, señores, un auténtico esquiador, vestido a la usanza, con mochila y dos palos que le servían para impulsarse y correr más que nadie sobre los patines. Este sí que iba abrigado para los 4º con que amanecimos esta mañana, claro que su maratón era muy particular, en patines, así cualquiera.

Los cinco primeros corredores iban acompañados cada uno de sus correspondiente moto con el cartelito triangular informando de la posición que ocupaban en la carrera: 1º, 2º, 3º...

La gente grita, aplaude y anima a los corredores desde las aceras, echo de menos este año sin embargo, la charanga que se ponía en la plaza de Francisco Morano, animando a los corredores. Otros años lo hacían, la crisis les debe haber robado la alegría y el entusiasmo que ponían animando con sus
canciones pegadizas y su enorme bombo.

A estas horas, 12,15 algunos corredores ya están pasando en pelotones grandes y , a partir de las 13 horas, empezaran a llegar los últimos, pero paseando, caminando, en grupo o en solitario, tantos kilómetros corriendo solo lo aguantan unos cuantos pero, lo importante es llegar a la meta.


Vamos con la prensa de hoy.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII