Ir al contenido principal

Las torres más altas de Madrid





La Atalaya de la Corte y la Atalaya de la Villa eran las dos torres más altas de Madrid de los siglos XVI y XVII. De las dos, la de mayor altura era la de la Corte, que así se llamaba a la torre de la parroquia del Salvador, la cual tenía un reloj porque, además de ser la torre de la iglesia, era la torre del Concejo madrileño, ya que en el claustro de la parroquia se reunían los miembros del Ayuntamiento. 

Ambas torres, desaparecidas en la actualidad, pasarían hoy desapercibidas si hubiesen llegado a los tiempos actuales. Hoy, las torres más altas de Madrid son: Torrespaña, o el "Pirulí" como se le llama cariñosamente, que mide 220 metros y que a pesar de estar en una zona baja es visible desde muchos puntos de la ciudad, el Faro de la Moncloa (92 metros), Torre Picasso (43 pisos), la Torre de Madrid (34), el Banco  BilbaoVizcayaArgentaria (29), la torre de Valencia (28), el Edificio España (27), las torres de Colón (26), Torres Blancas (24), la torre de la avenida de América esquina a Francisco Silvela (23) y la del Retiro (23). 

(A la hora de actualizar esta nueva edición están en construcción las cuatro torres situadas en terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid y que serán las más altas de Madrid). 

Si antes las torres más altas eran las de las iglesias, ahora éstas quedan tapadas por las enormes moles hormigón y cristal.


Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte
Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué Madrid se llama así?