Ir al contenido principal

Los cambios de la Puerta de Toledo





Lo curioso de la Puerta de Toledo, es que se comenzó a construir por orden de José Bonaparte, para conmemorar su llegada al trono español, y terminó siendo la conmemoración de la victoria sobre él. 

Los cambios políticos sufridos a lo largo del siglo XIX se dejan notar en este monumento que no sólo cambió el objetivo de su construcción. 

Debajo de la puerta se colocó una caja que contenía algunas monedas, calendarios, guías y constituciones del reinado de José I. 

En 1813, el Ayuntamiento desenterró la caja y colocó en su lugar la Constitución de 1812 junto con algunas medallas de Fernando VII. 

Cuando este rey abolió la referida constitución, mandó desenterrar el texto constitucional. 

Al inaugurarse la puerta en 1827, se grabó una inscripción inicial que decía en latín y español: «A Fernando VII el deseado, padre de la Patria, restituido á su pueblo, exterminada la usurpación francesa, el Ayuntamiento de Madrid consagra este monumento de fidelidad, de triunfo, de alegría. Año de 1827». 

Parte de la inscripción fue arrancada en la revolución de 1854, quedando en 1868 solamente la fecha de inauguración. 

En la actualidad, figura de nuevo la inscripción completa.



Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte
Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII