martes, 30 de abril de 2013

La inseguridad ciudadana en 1815





Y nos quejamos de la inseguridad ciudadana que hay en la actualidad. 

Pues en el siglo XIX no era de color de rosa precisamente. Copio textualmente la descripción que hizo Mesonero Romanos en sus Memorias de un setentón sobre la inseguridad en 1815: 

«Era tal, que cada una de las estrechas, mezquinas e indecorosas casas de la población estaba convertida en una fortaleza, con gruesos pontones de hierro y trancas de madera en todos los balcones y ventanas para defenderlos de cualquier asalto a mano armada; que el tránsito por las calles, oscuras y solitarias desde las primeras horas de la noche, podía considerarse como temerario, a menos de ir acompañado de un sereno, de un criado, o, por lo menos, de un estoque en la mano derecha y una linterna en la izquierda. Aún por el día estaba limitado el movimiento de la población a las calles centrales entre la de Alcalá y de la Montera; todo lo que era salir de allí y penetrar en las barriadas hostiles de Lavapiés y la Inclusa al Sur, o el Barquillo y Maravillas al Norte, era imprudente y arriesgado». 

Para que luego digamos.



Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, 2ª parte
Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 5ª edición. 6,50€.

No hay comentarios:

Publicar un comentario