Ir al contenido principal

Las mejores estatuas humanas de Madrid





Hoy el ABC nos muestra 8 estatuas humanas que, a su juicio, son las mejores. Nuestra ciudad cuenta con la única Plataforma de Estatuas Humanas de Madrid. Un disfraz puede llegar a costar hasta 2.000 euros.

Confieso mi debilidad por las estatuas vivientes, lo reconozco. Una de estas, la que representa a un jugador de ajedrez sentado frente a un tablero, recuerdo que hace un año, haciendo el reportaje gráfico para la felicitación navideña, le estaba yo haciendo unas fotos al susodicho y una chica quiso comprobar si era una estatua realmente o una persona y ni corta ni perezosa, le tocó el brazo con el dedo. Y se dio cuenta de que tras esa fachada de “bronce” se escondía una persona inmóvil pero que se permitió una leve sonrisa cómplice. Le pregunté su nacionalidad, “cubano, de La Habana”, me contestó sin pestañear.

La estatua de Mao, a mí no me dejó hacerle foto de frente, así que se la hice sin que se diera cuenta, de lado. Peor es el de la cabeza invisible, esa estatua que se pasea por la Puerta del Sol del que solo se le ven los ojos y el sombrero. Cada vez que me veía con la cámara enfocándole, se ponía de espaldas.

Los enlaces no funcionan correctamente. Es una lástima.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII