miércoles, 29 de octubre de 2014

De la ciudad faraónica que soñó Gallardón al basurero de Ana Botella





Buenos y calurosos días desde nuestro Madrid del alma :)

Seguimos disfrutando de un largo “veroño” y, los datos de la Aemet a las 11 de la mañana señalan una temperatura de 17,8º, una humedad del 68 % y ausencia de viento. Para hoy está previsto que lleguemos hoy a los 22º. El ocaso del sol será a las 18:18 horas y la luna, en cuarto creciente, está ya al 26,35% de su visibilidad.

Esto es Prensa y Libros con alegría y arrancamos este resumen de prensa con los siguientes titulares:

Madrid vive malos tiempos, ya nadie se acuerda de aquellos proyectos faraónicos emprendidos por Alberto Ruiz Gallardón en época de vacas gordas. Algunos se quedaron en el camino (Centro de Convenciones, Parque acuático, Nave Boetticher...); otros fueron inaugurados pomposamente y se han convertido en inútiles (obelisco de Calatrava) y, a día de hoy, el único súpermegaproyecto que Madrid demanda es simple y llanamente una ciudad limpia.

Nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa ha tenido a bien anunciar que en 2015 eliminará la tasa de basuras ¡albricias! Una tasa exclusivamente confiscatoria que ni siquiera ha servido para garantizar la correcta limpieza de la ciudad.

Tras estos tres años de mandato de Ana Botella al frente del Ayuntamiento y el aumento exponencial de la suciedad en las calles de Madrid, solicito, no, mejor dicho exijo, que el consistorio tenga a bien devolverme el importe pagado por mí correspondiente a la tasa de basuras pues está claro que ese dinero no ha revertido en una mayor limpieza de mi/nuestra ciudad que, en la actualidad da asco.

Ángel Calleja desglosa el importe invertido en cada proyecto fallido.

2 comentarios:

  1. Apoyo cabalmente tu propuesta. También la reflexión sobre el único y necesario "megaproyecto" para la ciudad. La limpieza total (incluida la clase política municipal)
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  2. Madrid, en su último intento por ser creible, ha despilfarrado lo que se publica y los dineros de fondo que nunca se sabrán.
    Madrid en el mundo, es muy chiquito, los madrileños lo amamos, pero nunca hemos pretendido que sea como París, como Praga ni como Barcelona-.
    Somos pèqueñitos y orgullosos, y nada mas.

    ResponderEliminar