jueves, 9 de octubre de 2014

El legado de Ana Botella: El soterramiento de la plaza de España






«Según el diagnóstico municipal, la plaza es “una isla rodeada por 37 millones de coches” y plagada de problemas: el “deterioro” de pavimento, mobiliario urbano e iluminación; la “falta de conectividad peatonal” entre el Palacio Real, el Templo de Debod, Madrid Río, etcétera; su “aislamiento por el tráfico rodado”, pese a haberse diseñado en 1911 como bisagra entre el barrio de Argüelles y el centro; la “degradación” de edificios significativos, que proyecta una “imagen inadecuada”; las infraestructuras de tráfico “obsoletas o inadecuadas”, como el paso elevado de Bailén; y el espacio “infrautilizado”, que ha conquistado el botellón y que provoca “sensación de inseguridad”. “El deterioro de la plaza por el paso del tiempo y algunos usos perjudiciales hace que disminuya su atractivo para el paseo o la estancia”, concluye.».

Lo mejor de todo es que no nos va a costar dinero a los madrileños: «los 89 millones de coste de ejecución material se cubrirán a partes iguales con la concesión del (ampliado) aparcamiento subterráneo y las aportaciones de empresas con intereses en la plaza.». «Metrovacesa (Torre de Madrid), Dalian Wanda (la empresa del magnate chino Wang Jianlin compró en junio el Edificio España por 265 millones), VP Hoteles (dueña de los números 3, 4 y 5) y Mutua Madrileña (propietaria del palacete de la Real Compañía Asturiana de Minas) serán los contribuyentes clave, con una aportación total de 39 millones. Los 40,5 millones restantes provendrán de la licitación del aparcamiento subterráneo (la actual concesión concluye en 2016)».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada