sábado, 11 de octubre de 2014

La leyenda del convento de San Plácido





Buenos y “plácidos” días desde mi Madrid del alma :)

15,7º de temperatura gozamos en el centro de la ciudad, la humedad ronda el 91% y tenemos “brisa muy débil” del Sureste de 6 km/h con rachas de “brisa débil” de hasta 15 km/h. (Brisa muy débil = 5-11 km/h, se mueven las hojas de los árboles, empiezan a moverse los molinos; brisa débil = 12-19 km/h, se agitan las hojas, ondulan las banderas). La predicción de la Aemet para hoy es riesgo de un 35% de lluvias hasta las 18 horas y a lo largo de la noche, de un 100% de tormentas con “aparato eléctrico” como lo suelen llamar. (Siempre nos imaginamos a los ángeles y santos allá arriba enchufando los electrodomésticos todos a una y trasladando muebles de un lado a otro, de ahí los truenos).

El Sol se ocultará a las 19,45 horas y la Luna, lunita clara, anda menguándose poco a poco y está al 91,86% de luminosidad.

Para aquellos que se están iniciando en el fascinante tema madrileño, recomendamos la lectura de la leyenda que el ABC publica hoy: la de las monjas supuestamente endemoniadas de San Plácido. Hasta la Santa Inquisición tuvo que intervenir. Todo comenzó con una monja a la que hubo que exorcizar para sacar al diablo que dentro de ella habitaba. Pero de poco sirvió, el ser diabólico no se conformó con una monja y “contagió” a otras veintiséis.

Hace años, el psiquiatra Enrique González Duro escribió un libro sobre el tema “Demonios en el convento. El conde-duque de Olivares frente a la Inquisición”. Los demonios hablaban por boca de las monjas, lanzaban profecías y el valido del rey acudía a la madre superiora que, por medio del diablo, le repetía al conde duque que tendría el tan ansiado hijo que nunca llegaba. Para este psiquiatra los sucesos del convento de San Plácido fueron fruto de una histeria colectiva de la que solo se salvaron cuatro monjas.

¿Y si no fue una histeria colectiva y fuera cierto que el diablo habitaba en el cuerpo en las monjas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario