Ir al contenido principal

¡Ponga un galgo en su vida!, no se arrepentirá





Buenos y nublados días desde nuestro Madrid del alma :)

A pesar de que anoche empezó la primavera, seguimos con tiempo invernal. Según los datos de la Aemet, tenemos 9º en el centro de Madrid, 8,8º en la Ciudad Universitaria y 9º,6 en Barajas. Sopla viento del Suroeste a 13 km/h con rachas de hasta 32 km/h. Y hay un 86 % de humedad, que no está mal.

Ayer los coches amanecieron llenos de barro. Fue debido a que se juntaron la borrasca que hay en la Península Ibérica con una tormenta de arena del desierto de África. Hoy, seguro que los lavados de coches estarán haciendo su agosto. Mejor que no llueva, habrán pensado los dueños de los coches que, de la noche a la mañana, se los encontraron hechos una guarrería. Para la tarde de hoy se espera más de lo mismo: cielos encapotados, un 100 % de riesgo de lluvia y temperatura que alcanzará los 12º. Un tiempo de lo más desapacible.

El ocaso del Rey sol será a las 19.25 horas y la Luna, comienza ya su fase creciente aunque aún sea imperceptible: 0,68 % de su visibilidad.

Comenzamos Prensa y Libros con alegría y simpatía:

La adopción de galgos se ha puesto de moda. La mirada de estos perros es siempre triste. A través de sus ojos se adivina la vida de sufrimiento y mal trato recibido por sus insensibles dueños que los han utilizado para la caza y, cuando ya no les han servido, los cuelgan de una rama para que mueran lentamente. Otros les dan una paliza y los abandonan. Los menos de ellos sobreviven y, gracias a las protectoras, reciben cuidados y les encuentran una familia de acogida y/o de adopción. En mi barrio cada vez hay más gente paseando galgos. Son perros afortunados porque han encontrado alguien que les proporciona comida, agua y, sobre todo, grandes dosis de cariño.

Quien adopta un galgo siempre dice lo mismo: ¡merece la pena!


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII