Ir al contenido principal

Acción ortográfica denuncia faltas de ortografía en el “paseo de la Fama”





Acción Ortográfica de Madrid (ACOMA) denuncia que en los versos de Zorrilla, en el “paseo de la Fama”, de la calle Huertas, le «endilgaron un punto y sisaron dos comas, forzando una lectura casi en apnea».

La plataforma, que se ha creado recientemente, «pretende denunciar mensajes en el espacio público que contengan cualquier errata, se trate de una pintada anónima o, como en este caso, de una iniciativa del propio Ayuntamiento de Madrid.

Como cuenta El Mundo, a través de un correo electrónico de un miembro de la plataforma: «que el texto de un clásico de la literatura española exhiba incorrecciones a la vista de todo el mundo es, a juicio del colectivo, "un magnífico ejemplo de la desidia y la falta de respeto hacia el ciudadano... y hacia el autor". "Hablamos de letras de metal incrustadas en piedras. Eso se traduce en una gran cantidad de tiempo, planificación y mucho tiempo para leer, releer y revisar lo que haces.».

ACOMA anima a la gente a salir a la calle con rotuladores, botes de spray y pintura y hacer correcciones ortográfica en aquellos mensajes y grafitis que veamos mal escritos. Una vez corregido, hay que firmarlo como “Acción” y hacerle una foto y colgarlas en su Facebook, Twitter e Instagram. Con ello pretende «que la gente arquee las cejas al ver la corrección y reflexione un poquito con una sonrisa. Y que el autor sienta algo de vergüenza».

Bien está la iniciativa pero me temo, que la ortografía, es una batalla perdida. Somos cada vez menos los que intentamos escribir bien, aunque siempre se nos puede colar algún gazapo, nadie está libre. La aparición de los chats en los años novena y especialmente con los sms y guasaps de los smartphones, han dado la puntilla a la ortografía.


En la noticia está el enlace a esta plataforma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII