Ir al contenido principal

Gallardón: Un repaso en toda regla a su gestión





Terminamos ya este repaso por la prensa local madrileña con una noticia de El País:

A raíz de las declaraciones de Esperanza Aguirre “si soy alcaldesa, el Ayuntamiento volverá a la Casa de la Villa”, El País hace un repaso de las obras faraónicas del anterior alcalde Alberto Ruiz-Gallardón incidiendo en la enorme deuda que nos dejó a los madrileños y que obligó a su sucesora, Ana Botella, a recortar gastos. Tanto recortó la alcaldesa que las suciedad en las calles son una buena muestra de ello: no hay suficientes trabajadores de la limpieza para tanta basura.



En su día, Gallardón acometió la reforma del edificio de la Puerta del Sol para sede de la Comunidad de Madrid y todos tan contentos. Cuando llegó a la alcaldía, trasladó la sede del Ayuntamiento al Palacio de Comunicaciones, en Cibeles. Yo debí ser de las pocas personas que me pareció genial. Madrid se merecía un edificio acorde a su condición de capital del Reino desde donde regir los destinos y dineros y en el que recibir a las altas personalidades.

Pero llegó la crisis y, evidentemente, el mantenimiento tan caro de ese edificio -solo seis millones de euros al año en climatización para el patio de cristales es insostenible- aconseja alquilarlo para otros menesteres y regresar a la Casa de la Villa.

“Nuestra Señora de las Comunicaciones” es un edificio infrautilizado a un coste que los madrileños no nos podemos permitir. Bien está que el Ayuntamiento regrese a su “casa” de toda la vida. Pero, personalmente, me gustaba ver “mi” ayuntamiento, el de los habitantes de esta Villa y Corte, en un edificio majestuoso como es el Palacio de Cibeles, a la altura de ciudades como Valencia, Málaga, Valladolid, Bilbao, etc.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII