Ir al contenido principal

Malos tiempos para las librerías






Un día sí, y otro también, vemos cómo cierran librerías en Madrid. La última que va a cerrar es La Felipa. Una pena.

Yo mantengo que el descenso de ventas de libros no es solo por la crisis económica que estamos atravesando, que también. Para mí está claro: los smartphones y las redes sociales tienen mucha culpa. La gente no tiene tiempo, literal, para leer libros. Los guasaps y los selfies roban el 100 % del tiempo. La gente solo tiene tiempo para guasapear a todas horas, hacerse fotos de todo y subirlas a las redes sociales. España (casi) entera tiene tal adicción como los móviles que no tiene tiempo para otros menesteres. ¡Pero si la gente se lleva el móvil incluso al cuarto de baño! Si le preguntamos a la gente qué le pasaría si perdiera el móvil, o si se lo robaran o si se les estropeara, sabemos la respuesta de antemano: “me da algo”, “me muero sin el móvil”, “no puedo vivir sin el móvil”.

Corren malos tiempos para la industria del libro en España. La Felipa, es una de las tantas librerías que solo quedan ya en el recuerdo de los madrileños.

Comentarios

  1. ...siguen los malos tiempos para la lírica, como cantaban hace ya algunos años los grandes Golpes Bajos.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  2. Dos correcciones: la primera, que no puse el enlace de la noticia:

    http://www.elmundo.es/madrid/2015/03/15/5504b29ce2704e403b8b4572.html

    Y la segunda y más importante, no es La Felipa la librería que cierra, es La Elipa. Lo leí mal.

    Saludos madrileños.

    Mayrit

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII