Ir al contenido principal

¿Madrid no tiene playa?... pero tendrá surf





«¡Vaya, vaya, aquí no hay playa!» cantaban Los Refrescos allá por 1989, una canción con un estribillo pegadizo que se convirtió en patrimonio de “Madriz”. 16 años más tarde tenemos una playa urbana en Madrid Río y el año que viene, los madrileños contaremos, además, con una laguna artificial de olas enormes para practicar surf. ¿Dónde? En el Campo de las Naciones.

La compañía Surf in the City (parece el título de una canción de los Beach Boys), ha presentado un proyecto al Ayuntamiento para la construcción de un complejo de surf en una parcela de  unos 100.000 de propiedad municipal situada entre la M-11, la M-40 y la calle Ribera del Sena, junto a los recintos feriales. 

Bueno, bueno, la noticia es muy extensa y prometedora: una «laguna de unos 50.000 metros (...), la piscina medirá casi 350 metros de largo por 180 de ancho. Estas dimensiones permitirán generar hasta cinco olas simultáneas con unas alturas variables de 2,20 a 0,5 metros y 25 segundos de duración, superando con creces la longitud media de las olas en el mar».

La piscina generará 60 olas cada hora donde hasta 140 surfistas podrán practicar su deporte favorito sin tener que ir a las playas de Waikiki (Hawai) o Tarifa (Cádiz).

¿Qué Madrid no tiene playa?... ¡Anda ya! O mejor dicho ¡surfea ya!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII