jueves, 19 de marzo de 2015

«Con Cervantes se ha hecho lo que se podía hacer», Ana Botella, dixit





La alcaldesa ya está trabajando para que se haga un mausoleo para los restos -escasos, escasísimos- de don Miguel de Cervantes antes de acabar su legislatura. Y «reconoce que está deseando contar a sus nietos, que viven en Londres, toda la historia del descubrimiento y animarles a que pronto, después de «Tintín» y «Harry Potter», lean «El Quijote».

¡Acabáramos! Toda esta búsqueda incesante era para que la abuela Ana pudiera contárselo a sus nietos!

Bromas aparte, como me gusta decir... ¿y por qué no hacemos un parque temático de Cervantes en la plaza de España aprovechando que en ella está el monumento al insigne dramaturgo y las esculturas de Don Quijote y Sancho? Si París ya está trabajando en un parque temático dedicado a Napoleón Bonaparte que será abierto al público en 2017, Madrid bien podría hacer lo mismo ¿no? Pues anda que no hay motivos más que suficientes con las recreaciones de La Gitanilla, Rinconete y Cortadillo correteando por entre el público, El Licenciado Vidriera acompañando a un noble, Sancho Panza y su rucio mirando con perplejidad cómo don Quijote lucha contra un molino de viento, Juan de la Cuesta imprimiendo el Quijote, La Ilustre fregona en su posada, y tantos otros personajes de las Novelas ejemplares y de paso, la gente descubriría que Cervantes no es solo Don Quijote.

¡Y así se olvidarían ideas tan “peregrinas” como trasladar la fuente de Neptuno en la citada plaza de España!


No hay comentarios:

Publicar un comentario