Ir al contenido principal

«Cervantes era del PP»





El titular no es mío, que quede claro porque yo no sabía que el Príncipe de los Ingenios fuera del Partito Popular. Así es como ha titulado ayer, El Confidencial la noticia: «Cervantes era del PP» porque «los huesos del autor del Quijote se han convertido en un tesoro electoralista, que va a dar la vuelta al mundo aunque no se pueda confirmar que entre los restos encontrados estén los del escritor».

La noticia no tiene desperdicio. «Alicia Torija, secretaria de la Asociación Madrileña de Trabajadores y Trabajadoras en Arqueología (AMTTA), denuncia a este periódico [El Confidencial] la falta de rigor con la que los tiempos políticos están obligando a actuar al equipo del antropólogo forense Francisco Etxeberría. Tal y como explica la experta, no se ha hecho una investigación previa del yacimiento y su entorno, algo que conlleva un trabajo en archivos de más de un año».

Alicia Torija zanja la cuestión: «Es una búsqueda electoralista. No van a encontrar nada».

Ya lo dije en su momento y lo mantengo, a los muertos hay que dejarlos tranquilos, estén donde estén. ¿Qué piensan hacer con los supuestos restos de Cervantes? ¿Erigirle un monumento en la propia iglesia de las Trinitarias? Ya hay una lápida en la fachada que recuerda que allí está enterrado el Príncipe de los Ingenios.

Parece ser que la “gran noticia” del hallazgo de los restos de Cervantes y, de paso los de su esposa, Catalina de Salazar, se hará la semana que viene.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII