sábado, 10 de enero de 2015

¿Qué medidas debemos tomar frente la gigantesca boina que cubre Madrid





Buenos y contaminadísimos días desde nuestro Madrid del alma :)

Según la Aemet, andamos por los 8,3 º de temperatura, tenemos un escaso 57 % de humedad, y ventolina del Noreste de 5 km/h con rachas que no superan los 9 km/h. Un vientecillo que no es suficiente para barrer la boina que tenemos encima. Hoy se espera que los termómetros alcancen en el centro de la ciudad los 13 º de temperatura y seguiremos con sol.

El Astro rey se ocultará 5 minutos pasadas las 6 de la tarde, a las 18:05 horas y la Luna, sigue menguando y está al 80,06 % de visibilidad.

Comenzamos Prensa y Libros con alegría y simpatía, y con la siguiente noticia:

Madrid tiene un color gris plomizo sucio, muy sucio. No supera la “prueba de algodón” ni frotándolo.

Es impactante la foto de Madrid con las Cuatro Torres al fondo y con un color gris sucio. Es lo que estamos respirando los madrileños desde que el anticiclón de las Azores se ha quedado anclado en su sitio desde hace días. Y según la Aemet, hasta el jueves seguiremos igual. Ese día, un frente barrerá la Península de Noroeste a Sureste. Hasta entonces, seguiremos respirando mal.

Nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa de Madrid, señaló hace unos días que hoy se respira mejor que hace ocho años y que las medidas que ha tomado el Ayuntamiento, son eficaces. En la práctica tan solo se ha llevado a cabo una medida que yo recuerde: los parquímetros penalizan con un 20 % de recargo el aparcamiento de los coches más antiguos y, por ende, más contaminantes.

Hace unos años, Esperanza Aguirre viajó a Israel a informarse de cómo los israelíes provocan lluvias para llenar el Mar de Galilea, su reserva acuífera en un país que, de ser un árido desierto, ha pasado a ser un zona fértil. La idea de la entonces presidenta de la Comunidad era adoptar la misma práctica en años de “pertinaz sequía”. Aquello no pasó de la simple anécdota para Madrid. Israel lleva años “bombardeando” las nubes con yoduro de plata para provocar lluvias cuando son necesarias.

¿Y si nos pusiéramos manos a la obra e hiciéramos lo mismo, provocar lluvias para que la contaminación se pose en el suelo y tengamos un aire más respirable?

Algo habrá que hacer porque el Ayuntamiento, ni siquiera se plantea lo que en otras ciudades altamente contaminadas adoptan: restringir el tráfico según las matrículas, pares un día, impares otro.

Insistimos, impacta la foto de la noticia y saber que eso es lo que estamos respirando día tras día y según cuenta, la boina seguirá sobre la ciudad hasta el jueves.



No hay comentarios:

Publicar un comentario