Ir al contenido principal

Adiós a Los Guerrilleros





Y terminamos con una noticia triste:

Pasado mañana, 10 de enero, la conocida cadena de zapatería Los Guerrilleros cerrará definitivamente todas sus tiendas. Se fundó en 1952 y su reclamo publicitario fue muy conocido en tiempos pretéritos: “no compre aquí, vendemos muy caro”. Los niños de nuestra generación conocíamos muy bien esta emblemática zapatería de la Puerta del Sol. El 10 de enero echa el cierre definitivo y 30 trabajadores más que se quedan en la calle.

Los Guerrilleros ya no vendían como antaño y la mala situación económica de la empresa le ha obligado a ir cerrando, paulatinamente, los locales.

La zapatería de la Puerta del Sol 5, cambió su nombre posteriormente por el de Los Nuevos Guerrilleros y ocupa el mismo lugar donde estuvo el “Antiguo Café de Levante” (de eso sabe mucho M. R. Giménez que tiene un magnífico blog de antiguos cafés madrileños, altamente recomendable.


Cuando superemos esta crisis económica, que lo haremos, lamentablemente, Madrid será irreconocible.

¡Feliz jueves!

P.D. Quien hallare algún error en los resúmenes diarios de prensa, échenle la culpa a la “escribidora” que los realiza, pues como dice un dicho popular: las prisas nunca son buenas.

Comentarios

  1. Recuerdo perfectamente éste emblemático comercio; son recuerdos de niñez que forman parte de nuestra vida. Que mal lo que está pasando con el comercio. Quizá tendrían que paztar nuevos alquileres que convinieren tanto a propietarios como inquilinos y de éste modo respetar el comercio que forma parte de nuestra Ciudad.


    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII