Ir al contenido principal

Madrid, Ciudadanía y Patrimonio denuncia vandalismo con grafiti en el Templo de Debod





Buenos y seminublados días desde nuestro Madrid del alma :)

Según la Aemet, se avecinas vientos muy fuertes, así que cuidado con las macetas y demás objetos en ventanas y alféizares. Tenemos 12º en el centro de la ciudad, 84 % de humedad y viento del Suroeste de 8 km/h con rachas que alcanzan los 23 km/h. Para la tarde de hoy el termómetro subirá hasta los 15º pero se espera que lleguen las lluvias del Norte y Oeste de la Península, hay un 100 % de probabilidades, así que no olvidar el paraguas por si acaso. Y este fin de semana, toca abrigarse y mucho, que las temperaturas se desploman e incluyen heladas por las noches.

El Sol, si las nubes lo permiten ver, se ocultará a las 18.28 horas, y la Luna está ya al 78,16 % de visibilidad.

Comenzamos Prensa y Libros con alegría y simpatía, con una denuncia de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio:

Como informa Mariano González en la web de MCyP, «en la madrugada del 10 de enero de 2015, apareció un grafiti en la fachada posterior (oeste) del Templo de Debod, justo sobre el grabado de Amón y Mahesa, este y otros actos de vandalismo se están produciendo en los últimos años con demasiada frecuencia». Además, existen pintadas de nombres de desaprensivos que dejan su “rúbrica” al estilo de los que se ven siempre en los servicios de las gasolineras. (Ver las fotos de la propia web).

Desde la web se reclama una vigilancia con cámaras para el Templo de Debod y proponen que la mejor forma de preservarlos, sobre todo de las inclemencias del tiempo sería con la construcción de una cubierta de cristal, al estilo de la Pirámide del Louvre.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII