Ir al contenido principal

Manuela Malasaña.



Entre las calles de Fuencarral y San Bernardo. 

Cuando se abrió la calle entre las calles de Fuencarral y San Bernardo, el trozo comprendido entre Fuencarral y San Andrés recibió el nombre de Peninsular,  por la denominada Compañía Peninsular, de Pascual Madoz dedicada a la inmobiliaria. 

El resto de la calle hasta San Bernardo en terrenos del desaparecido Parque de Artillería de Monteleón, donde lucharon heroicamente cientos de madrileños contra la invasión de las tropas francesas se llamó Malasaña, en recuerdo del menestral Juan Manuel Malasaña, que luchó en dicho parque. 

En 1879 los vecinos de esta calle, desconociendo el valor patriótico de Juan Malasaña, héroe del 2 de mayo de 1808, solicitaron al Ayuntamiento que el nombre fuera cambiado, a lo que el Concejo se opuso. 

Desde 1961 recibe el nombre de Manuela Malasaña, hija de Manuel y de la que existen varias leyendas en torno a su muerte. 

Una de ellas cuenta que era una joven de diecisiete años que murió junto a su padre en el Parque de Monteleón cuando le pasaba municiones. En otra aparece en su casa de la calle San Andrés 18 junto a sus padres, donde murieron los tres combatiendo contra los franceses. Una tercera la presenta enfrentándose a los franceses clavándoles su tijeritas de bordadora. Y una cuarta leyenda, quizá la más verosímil, es la que dice que Manuela Malasaña, que era huérfana de padre, fue fusilada por llevar unas tijeras, propias de su oficio, cuando Murat dictó un bando por el cual debían ser fusilados todos aquellos ciudadanos que portasen armas, incluyendo navajas y tijeras.


Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.
5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.
 



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué Madrid se llama así?