Ir al contenido principal

López de Hoyos, Calle y Glorieta.




Entre el paseo de la Castellana y la plaza de los Santos de la Humosa, y entre las calles de López de Hoyos, Francisco Silvela, Edison, Oquendo y Joaquín Costa, respectivamente. 

La glorieta toma el nombre de la calle, que es una de las más largas de Madrid, junto con la de Alcalá. 

Este era el antiguo camino de Hortaleza que, desde 1905, recibe el nombre de calle de López de Hoyos Santiago (1530-1583), en recuerdo del maestro, sacerdote y catedrático del Estudio de la Villa, Juan López de Hoyos, profesor de Cervantes.

Del libro “Los nombres de las calles de Madrid”, Isabel Gea.

5ª Edicion - Fecha de la publicación: 14 Mayo 1993
Precio  6.90 €. / Ebook 3.45 €.
Editorial: Ediciones La Librería.

Comentarios

  1. La glorieta de Ruiz de Alda, tan deslucida los últimos años por el scalextric elevado que la cruza se llamó en tiempos de Franco Glorieta de Ruiz de Alda, en honor del piloto del PLus Ultra y eximio falangista de primera hora.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ángel,

    Bienvenido al blog :)

    Tiene toda la razón y por eso este nombre de Ruiz de Alda lo recojo en el otro libro titulado "El Madrid desaparecido", por eso aquí solo van los nombres actuales.

    Por su apellido, deduzco que es pariente.

    Muchas gracias por su aportación, así más gente lo sabrá.

    Saludos madrileños

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué Madrid se llama así?