Ir al contenido principal

La coronación de Felipe VI: 28.845,14 euros





Y ya para terminar, una noticia interesante en el capítulo de gastos extras del Ayuntamiento:

Ayer se conoció la cifra del gasto que supuso al Ayuntamiento, y por ende, a los madrileños. La coronación, que no es un acto cualquiera que se realiza cotidianamente, no llega a los 30.000 euros. Yo creo que ha sido un gasto extra, razonable. Teniendo en cuenta que el gasto medio de una boda en Madrid, la ciudad más cara, está en torno a 21.205 euros según la tarifa de presupuestoboda.com y desglosado de la siguiente manera: banquete, entre 7.000 y 10.000; vestido y zapatos de la novia y complementos de belleza, 1.605 euros; traje del novio: 615 euros; reportaje gráfico, entre 900 y 1.500; invitaciones, unos 200 euros.

A la vista de estos precios, la coronación de Felipe VI nos parece que ha tenido un precio muy ajustado, acorde con los tiempos actuales, y eso teniendo en cuenta que las invitaciones se hicieron deprisa y corriendo y por mail, nada de tarjetón, sobre y sello, lo cual es un ahorro. Además, la reina Letizia no llevó ni velo ni mantilla, la ocasión no lo requería, tampoco portó el ramo de flores, y, el catering de después del “besamanos” fue de pie y con aperitivos típicos españoles.

Bromas aparte, ese gasto “extra” se refiere a las vallas y señalizaciones que se colocan en cualquier tipo de evento, así como la retirada de papeleras, la limpieza de las calles por donde pasaría la comitiva real y, además, las flores que, posteriormente al acto, se han repartido por distintos puntos de la ciudad.

En fin, una coronación por todo lo bajo en vez de por todo lo alto.

Que tengáis un buen miércoles súpercaluroso, ánimo, ya queda menos para el finde :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII