Ir al contenido principal

La letra pequeña de la Operación Mahou-Calderón




Buenas y calurosas tardes desde mi Madrid del alma :)

En esta sobremesa y según los datos de la Aemet, ya gozamos de 31,1º de temperatura, 37% de humedad y brisa de 4 km/h con rachas de hasta 13 km/h. Para el resto de la tarde el pronóstico es que lleguemos a los 33º y sin ninguna solitaria nube que no regale un poco de sombra. Como dice un refrán “julio caliente, quema al más valiente”, así que buscar sombra, toca.

El Rey astro se ocultará a las 21:41 horas y, su inseparable compañera, la Luna, en cuarto menguante, está al 21,38% de luminosidad.

El Ayuntamiento siempre ha dicho que la operación de transformación de los solares ocupados por la Fábrica Mahou, el Estadio Vicente Calderón y el soterramiento del tramo de M-30 que pasa junto al campo de Atleti, no costaría ni un euro a los madrileños.


Según cuenta El Mundo, ««En 2025, cuando la urbanización esté concluida y la edificación esté terminada en un 70%, la operación generará anualmente 5,4 millones de euros en impuestos directos, 1,4 millones en impuestos indirectos, 10 millones de euros en tasas y otros ingresos y 27,6 millones de euros en ingresos patrimoniales. A partir de ese momento, el saldo entre ingresos y gastos ascenderá anualmente a la cantidad de 4,7 millones de euros», exponen detalladamente en el Palacio de Cibeles.».

Lo que no sabíamos los madrileños era la letra pequeña del proyecto y es que, previamente, el Ayuntamiento tiene que apoquinar 60 millones de euros más IVA, o sea, 72 millones de euros. ¿Y de dónde va a sacar nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa el dinero? Pues de los exprimidos madrileños, vía subidas de impuestos, tasas, IBI, tiques de aparcamiento y todo lo susceptible de subir. Lo que los madrileños no sabíamos era que vamos a tener que pagar el 43% del soterramiento de la M-30.

¡Hay que ver cómo nos habían vendido la moto! ¡De gratis, nada de nada, señora alcaldesa!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA X

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII