Ir al contenido principal

De parte de Isidrín y, especial para Sheherezade





Misterio resuelto: ¿por qué siempre hay avispas cerca de las piscinas?

Siempre me lo he preguntado y hoy lo he averiguado.

Cuando era pequeña sacaba malas notas y las teresianas siempre les decían a mis padres “su hija se distrae hasta con una mosca y por eso no estudia”.

Lo que las teresianas y mis padres no sabían era que lo que ellos llamaban “distracción” no era tal para mí, simplemente era observación y seguimiento de un bicho cualquiera, y saber el porqué de su comportamiento.

En vez de “distraerme” con una mosca, hoy lo he hecho con una avispa. Es una forma de descansar del curro. Lo que para unos es “distracción”, para otros, es “observación”.

Así pues “distracción” u “observación” (y aprendizaje del comportamiento de un bicho)?

Cada cual que escoja la opción que más le guste J

P.D. ¡Recuerdos de Isidrín!

















Comentarios

  1. Jajajajjajajjajajaja!!! Que buena la secuencia, sólo te faltó perseguirla hasta el avispero. A mi me visita algunas tardes un abejorro de esos gordos que parece un cuatrimotor. Se da un paseo a vuelo rasante y como viene se marcha después de husmear entre mis cosas. Y yo tieso,con los pelos como escarpias, menos sabio que la naturaleza. Un saludo! Eduardo

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias, Eduardo!

    El avispero no sé dónde lo tiene porque se marchaba volando muy lejos. Es una pena, a mí también me hubiera gustado verlo :)

    ¡Saludos madrileños!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII