Ir al contenido principal

Chupinazo en Madrid





Ayer, 6 de julio, como cada año, la iglesia de San Fermín de los Navarros, de Madrid, lanzó el chupinazo a la misma hora que en Pamplona: a las 12 del mediodía.

Desde hace 35 años, en el patio de la iglesia, situada en el número 10 del paseo de Eduardo Dato, se abarrota con todos los navarros que moran en nuestra Villa y Corte y, tras el lanzamiento del cohete preceptivo, comienzan las fiestas de San Fermín, en honor a su santo patrón.

El cielo engalanado de banderas de la comunidad foral de Navarra, la peña de Pamplona y la orquesta La Pamplonesa amenizando con jotas y la barra de bar repartiendo 400 botellas de vino, 140 kilos de chistorra (traídas de Arbizu) y 100 kilos de pan para los 2.000 asistentes al chupinazo.

Las fiestas de San Fermín también en Madrid


¡Que disfrutéis de este lunes 7, San Fermín en Navarra y en Madrid!

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII