martes, 4 de marzo de 2014

Los camareros de la Plaza Mayor ya no “asaltarán” a los clientes





¡Menos mal porque era de los más molesto! Y a mí, que me ven con cara de guiri porque llevo melena rubia (de momento) y la cámara de fotos siempre en la mano, hasta han llegado a ofrecerme sus productos (calamares y demás) ¡en inglés! “¡Oiga, que soy madrileña! ¡Perdone usté, puede pedir lo que quiera en nuestra terraza! De momento, no, gracias”.

¡Qué pesados eran! A ver si ya nos dejan pasear por la Plaza Mayor tranquilamente, eso sí, con una pinza en la nariz porque el olor de la citada plaza, declarada BIC, como lo ha recordado Ana Botella, no invita al paseo precisamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario